Fundación en Utrera

Tiene una historia muy interesante pues los fundadores fueron los señores D. Francisco Álvarez de Bohórquez y Dña. Catalina de Coria Maldonado. El quería que se fundase una Orden de San Francisco y ella, la Orden Carmelita. Acordaron que, quien muriese antes, perdía, y murió él primero y así quedó la Orden del Carmen. Nuestro Monasterio fue fundado en el año 1580 concretamente el día del apóstol san Andrés a las cuatro de la tarde cuando cinco Religiosas Carmelitas entraron en éste para encerrarse y dedicarse a la oración y al trabajo porque estaban convencidas de que Cristo dijo: “Bienaventurados los que trabajan por la paz, porque ellos serán llamados hijos de Dios.”

En un tiempo las Religiosas se encontraban muy mal pasando mucha necesidad y vinieron a ayudarlas las monjas de Granada. Algunas no pudieron superar la dificultad y optaron por volver a su comunidad de origen. La Madre Mª Dolores Cambil profetizó que, aunque se fueran todas las religiosas, ella se quedaba y que vendrían vocaciones de lejanas tierras.

Madre Mª Dolores Cambil (1836-1904), restauradora de nuestro Carmelo

Empezaron a llamar a la puerta las primeras, no andaluzas, hasta que al final llegaron de América y  de África.

El Padre Eduardo Padikalla, (Indio) y Carmelita de María Inmaculada, promotor de las vocaciones Kenianas en España. Trabajaba en Mbiuni, Diócesis de Machakos por los años ochenta, y por medio de las Monjas Jerónimas de Santa Paula (Sevilla), que lo conocía, Utrera tuvo el primer fruto Africano con la llegada de tres jóvenes entre el 1984-1985. A partir de entonces, han ido llegando el resto hasta así alcanzar el número 13 y luego el Señor nos confió una misión; la fundación de un Carmelo en nuestra Kenya natal que se realizó el 1 de octubre de 1999 y que hoy cuenta la comunidad con 21 miembros.

Estas son las tres primeras vocaciones que llegaron a España, concretamente a nuestro Monasterio de la Purísima Concepción de María, cumpliéndose así la profecía de la Madre Mª Dolores Cambil del Monasterio de Granada: “Vendrán vocaciones desde lejanas tierras”.

La Madre Mª del Carmen, Priora,  que sembró la  primera semilla de vocaciones extranjeras en Utrera. Aterrizó en Andalucía desde Valencia porque ardía en su alma el ser misionera en África  y por mediación de su tío Carmelita, el P. Elías Requena y el siervo de Dios, también Carmelita, el  P. Bartolomé Mª Xiberta se fue al Convento de Utrera pues se preparaba para una Fundación en Kenya. Para allá se fue corriendo porque le quemaba el mismo fuego que le quemaba al Santo Profeta y Padre Espiritual del Carmelo.